Como parte del manejo integrado de plagas y enfermedades tenemos el control biológico que se fundamenta en la represión de las plagas mediante enemigos naturales es decir a través de la acción de parasitoides, depredadores, antagonistas o entomopatógenos. El control biológico se considera natural, cuando la acción de los enemigos biológicos sucede sin la intervención del hombre. Sin embrago el control de forma natural se ha visto disminuido de manera importante por el manejo indiscriminado de productos que atentan directamente contra esos asociados en el control de plagas y enfermedades.

De tal manera que en la actualidad es necesaria la inserción de estos organismos con la finalidad de restablecer el balance natural y sustentable en el manejo fitosanitario de los cultivos.

Solicite una asesoría técnica de la aplicación adecuada de Productos Biorracionales

Contáctenos